Fuerzas Especiales de Carabineros en una sala de clases: violencia simbólica y material que traumatiza a comunidades educativas

Por José Mauricio Contreras San Juan

Académico del Departamento de Formación Pedagógica de la UMCE, psicólogo educacional, magister en afectividad y sexualidad, cursando doctorado en estudios Transdisciplinares Latinoamericanos. Ha desarrollado su trayectoria profesional desde la convivencia educacional y la educación sexual, asesorando y capacitando a equipos convivenciales en distintas comunas y regiones del país.

 

La fotografía de las Fuerzas Especiales (FFEE) de Carabineros en la sala de clases del Instituto Nacional es sin duda, uno de las imágenes más perturbadoras en el último tiempo, mediante la cual se da cuenta de la crisis en la cual se encuentra la educación en Chile.

Los integrantes de la comunidad educativa,estudiantes, profesores, profesoras yasistentes de la educación han sido expuestos sistemáticamente durante las últimas semanas a una serie de experiencias traumáticasen primera persona por la violencia generada con la irrupción hostil de las FFEE invadiendo las salas de clases, lugar destinado a formar a los estudiantes para que desarrollensu trayectoria de vida de manera que contribuya a la trasformación de sus vidas y de la sociedad.

La violencia simbólicay material que implica la presencia de la FFEE al interior de los establecimientos educacionales, contribuyea la emergencia de situaciones traumáticas las cuales impactan en la vida de las personas que habitan el mundo de la educación en lo general y en lo particular a cada integrante dela comunidad educativa.

Esta violencia simbólica y material desplegada por las FFEE en un establecimiento educacional perturba los propósitos de la institución educativa, los cuales apuntan a la promoción de estilos de vida saludables y la prevención de situaciones de riesgo. Por ello, los propósitos de las y los profesores es formar a los estudiantes para que desarrollen su trayectoria de vida de manera que contribuya a la trasformación de sus vidas y de la sociedad.

Las emociones negativas provocadas por la presencia delas FFEE constituyen en sí mismas una experienciatraumática, afectando la salud mental de los estudiantes, quienes requieren delacompañamiento necesario para la resolución de dicho trauma. Esto implica acompañamiento institucional para una resolución y reparación de la experienciatraumática.

Mientras el trauma esté en proceso de resolución, la vida cotidiana,así como los procesos de aprendizaje de los estudiantes,se verán perturbados y el acompañamiento por profesionales dela salud mental es clave en este proceso.

El abordaje del trauma en el ámbito educacionalrequiere que lo no dicho en el ámbito convivencial pueda ser nombrado para facilitar y promover los espacios de autocuidado y mutuo cuidado. Una de las modalidades de trabajo es mediante los círculos de escucha y contención entre los distintos integrantes de la comunidad educativa, para posteriormente efectuar actos simbólicos de reparación y actualización de los proyectos de vida que fueron fracturados con la irrupción reiterada de las FFEE.

Esto implica que si la FFEE vuelven a ingresar a la institución educacional, se vuelven a activar los procesos traumáticos y con ellos la revictimización de los estudiantes y los integrantes de la comunidad educativa.

Las consecuencias de esta revictimización sonproblemas en los ámbitos de la salud física yla salud mental de todas y todos los integrantes dela comunidad educativa y de las familias de los estudiantes.

Situación similar es lo ocurrido en nuestra casa de estudios,Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación, la cual, durante las últimas semanas, ha experimentado el ingreso masivo de FFEE, quienes han disparado balines, hiriendo a nuestros estudiantes,y además han aumentado significativamente en número de bombas lacrimógenas lanzadas en nuestro campus.

La acción desplegada por un grupo de académicos, los cuales hicieron retrocede a las FFEE, a pesar de ser amedrentados, logrando pacíficamente que abandonaran la UMCE, sin duda fue un hito institucional. Este se convirtió en sí mismo en un acto simbólico de reparación del trauma permanente y sostenido en nuestrainstitución como consecuencia de la ausencia de autoridades frente a la invasión del campus, ausencia que en algunos casos es tanto más dañina que el ingreso de las FFEE.

Los procesos de habituación y normalización del ingreso de la FFEE,da cuenta de la alta traumatización institucional. Estorequiere de un abordaje desde estrategias propias de la psicología de emergencia y la psicología de laurgencia para trabajar en la reparación del daño generado en las subjetividades de la vida cotidianade nuestra UMCE, al igual que lo ocurrido con el Instituto Nacional y con cualquier institución educacional en situaciones similares.

El silencio y la negación de la crisis es parte daño que habita en las instituciones educativas,el cual requiere de nuevas estrategias para transitar hacia una solución de esta dramática realidad experienciada por los distintos actores de las comunidadeseducativas. Estas nuevas estrategias requierende la participación de todos los actores mediante la elaboración de un plan de trabajo construido dialógicamente en el cual se pueda contar con lasbuenas voluntades de todes para avanzar haciala reparación del trauma y el restablecimiento de los propósitos de la institución educativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *